Blog Vizor Media

 

La industria tecnológica es una área constantemente bajo la presión de realizar innovaciones. Esta presión ha generado el lanzamiento de  muchos productos a medio terminar o que con el uso diario desnuden fallas no previstas en su desarrollo. 

Antes de cometer estas faltas, muchas empresas han preferido aplazar sus lanzamientos o simplemente cancelarlos. Samsung, es una de las últimas en evitar un fracaso o lanzar o un producto con evidentes anomalías. La surcoreana prefirió aplazar el estreno del Galaxy Fold, que sería uno de los primeros celulares plegables del mercado. Sin embargo, la compañía detectó varias fallas, por lo que su lanzamiento fue finalmente aplazado.  

“Lamentablemente -muchas veces- las propias presiones de la industria y las que se plantean las mismas empresas (las cuales son muy grandes), hacen que las cosas que estuvieron en la teoría pasen a producción y anuncio sin el suficiente desarrollo tangible”, dice Felipe Ovalle, director del sitio especializado en tecnología OhMyGeek!

La misma empresa, a través  de un comunicado, anunciaba que al plegar el teléfono, se comenzaban a romper ciertas partes de la pantalla, por lo que su lanzamiento de postergaba. 

Pero no es la única compañía que ha decidido aplazar o cancelar el lanzamiento de un producto, Apple hace unas semanas canceló el lanzamiento de AirPower, el cargador inalámbrico para sus celulares, relojes y audífonos.  

 A raíz de estos cambios que están experimentando las empresas más grandes de la industria de la tecnología, es que te mostramos una lista de los mayores fracasos, según recopiló la revista Time y otros medios especializados.   

 

 

Google Glass 

Los lentes inteligentes de Google, lanzados en 2012, puede que hayan sido muy adelantados o demasiado llamativos para la época. Su principal problema fue su alto precio: 1.500 dólares, que pocos estuvieron dispuestos a pagar, y el problema de privacidad, ya que permitía grabar videos sin que las personas se dieran cuenta.  
 

Virtual Boy 

Esta consola lanzada por Nintendo en 1995, prometía ser la primera con juegos en realidad virtual. Sin embargo, debido a los pocos avances de la época, lo único que mostraba eran imágenes en tres dimensiones. Pero ese no fue su principal falla, sino que a muchas personas les causaba mareos utilizarla por mucho tiempo, además de que los juegos no fueron los suficientemente atractivo. Finalmente su producción fue cancelada.

Palm Pilot 

 
 

Esta fue una de las primeras empresas en lanzar agendas digitales de bolsillo. Este modelo, estrenado en 1997, adelantados a la época ya que la mayoría de los teléfonos de ese tiempo tenían funciones básicas. A pesar de todas sus prestaciones, el dispositivo sólo alcanzó el millón de unidades vendidas en su primer año. Hoy Palm es una marca desconocida para los más jóvenes, debido a que nunca pudo adaptarse al mercado con los teléfonos inteligentes.  

 

Betamax 

 

Previo a la era del formato de video Blu-Ray y DVD, existía una guerra entre en Betamax (197) y VHS, debido a su precio más elevado y al poco apoyo que recibió este último, no pudo superar al VHS. 

 

Motorola ROKR E1 

Este teléfono, lanzado en 2005, tenía la promesa de emular un iPod en su pantalla, el reproductor de música más popular de la historia. El dispositivo contaba con el software de Apple iTunes, sin embargo, tenía un rendimiento muy malo, además de tener muy poca capacidad de almacenamiento, por lo que su producción fue cancelada.

 

Zune 

 
 

Este reproductor de música lanzado por Microsoft para hacerle competencia al exitoso iPod. Sin embargo, debido a su poca compatibilidad para sincronizar música con otros sistemas operativos como Linux y Mac, además de una ausencia de tienda con canciones en su lanzamiento, terminaron por sepultar las esperanzas de Bill Gates por competir con Apple. 

Galaxy Note 7 

Este teléfono lanzado en 2016 por Samsung, tenía un problema en su batería que hacía que después de un tiempo explotara en los bolsillos de los consumidores. Fue tal el fracaso, que incluso no permitían abordar a personas que tuvieran ese teléfono.